Industria de Manufactura

Las ventas directas del fabricante constituyen casi el 30 % del total del comercio al mayoreo.1

La cadena de suministro para los fabricantes industriales está empezando a transformarse para parecerse más a un modelo B2C. Los fabricantes están prescindiendo de los mayoristas y minoristas para vender directamente a los compradores. A medida que las empresas implementan sitios web dedicados al comercio electrónico como un complemento para las cadenas de venta al por menor tradicionales, las empresas ahora tienen la habilidad de llegar a más clientes y generar más ingresos. Pero estos beneficios financieros vienen acompañados de ciertos riesgos. En la venta directa, los fabricantes ahora deben asumir la responsabilidad de enviar los productos y recaudar los pagos de manera segura. Para aquellos que poseen presencia mundial, esto plantea un riesgo de mayor grado. Se debe establecer una estrategia de mitigación de riesgos para proteger las mercancías de alto valor en tránsito, que puedan ser urgentes y perecederas contra pérdidas, daños o retrasos.

Las empresas necesitan capital de trabajo para transformar antiguos almacenes en centros de envío de alta tecnología ya que los fabricantes industriales se están dirigiendo hacia un modelo de ventas directas. Para crear una operación de salida eficiente, se puede requerir el capital de trabajo para financiar las mejoras en tecnología y equipo.

Los distribuidores, sin embargo, son otra historia. Están aumentando sus importaciones desde otros países o territorios, por lo que el financiamiento puede estar atado a un inventario por hasta 60 días, ya que los bancos normalmente no pueden ofrecer financiamiento debido a los altos riesgos, el poder financiar mercancías en tránsito es una buena manera de mejorar el capital de trabajo.

En un panorama cambiante donde ya sean los pagos lentos o la falta de pagos por las mercancías, se convierte en un desafío que enfrentan los fabricantes y los distribuidores. Cuando usted tiene un número de compradores ubicados en ciudades o países o territorios diferentes, hacerlos responsables puede ser un negocio arriesgado. Ser capaz de convertir las facturas en efectivo, recuperar cuentas pendientes por cobrar y minimizar el riesgo del crédito del comprador rápidamente, es la clave para un obtener un flujo de efectivo saludable.

Los desafíos financieros en el sector de la fabricación industrial son más complejos que nunca. Una cadena de suministro en buen funcionamiento es esencial para tener éxito en un sector altamente competitivo. Aproveche los productos y servicios de UPS Capital® que permitan una cadena de suministro más flexible, eficiente y en buen funcionamiento.

FUENTE: 1. Estudios para el 2013, basados en la inteligencia de First Research